Dime si habrá algo más bonito que despertar a tu lado cada día,

susurrarte que te quiero es mi particular manía

si apareces en mis sueños, me adormeces, me meces

con tus dedos, me enloqueces eres mi única alegría.

Y cada mañana pienso robarte uno de tus besos

amarrado a la razón de un corazón que late en verso,

regalarte amaneceres y placer en cada esquina

de la cama, siempre seguirá viva nuestra llama.